Indiemaster / Ya a la venta

¿Quién es Cat Power (telonera de Lana del Rey)?

Deberías saberlo. Pero si no, aquí va un breve retrato.

El próximo mes de abril, en concreto los días 19 y 20, Lana del Rey actuará en el Palau Sant Jordi de Barcelona y en el Palacio de Vistalegre de Madrid como parte de su gira europea LA TO THE MOON TOUR, compuesta por seis fechas, y con la que está promocionando Lust for Life, su quinto álbum. Las entradas para el concierto de Madrid hace tiempo que están agotadas, mientras que para el de Barcelona aún quedan a la venta a través de Ticketmaster.

Pero lo que os venimos hoy a contar es que Cat Power, la ya legendaria compositora de indie-folk-rock de Atlanta, será la encargada de telonear a la estrella estadounidense en su paso por nuestro país (y en las otras cuatro fechas de la gira europea). Por desgracia, es posible que parte del público millennial (del público de Lana del Rey) no conozca a esta gran artista de los 90 y los 00 y se piense que es una joven y desconocida promesa a la que Lana del Rey da una oportunidad de acercarse a la fama. Pero nada más lejos de la realidad. ¿Quién es, entonces, Cat Power?

Un referente generacional

Nacida como Charlyn (Chan) Marshall hace 46 años, ha firmado un total de nueve álbumes de estudio desde que arrancó su carrera a mediados de los 90. Como representante de una especie de post-grunge de autor(a), Marshall fichó rápidamente por el sello Matador, con quien ha publicado sus últimos siete trabajos, destacando entre ellos Moon Pix (1998), un disco desnudo y enormemente emotivo –una auténtica trituradora sentimental–, y los más “vestidos” You Are Free (2003), The Greatest (2006) y un elegante Jukebox (2008), su última gran obra. Porque Sun, la última referencia discográfica datada en un ya lejano 2012, no convenció ni a la crítica ni a un público fiel que siempre ha empatizado con su sensibilidad, la misma que, en más de una ocasión, le ha jugado malas pasadas.

Creadora de piezas desgarradoras como ‘Moonshiner’, ‘Metal Heart’, ‘Good Woman’, ‘Maybe Not’ o ‘Hate’, artífice de temas finos y estilosos como ‘Cross Bones Style’, ‘Empty Shell’, y de las increíbles versiones de Hank Williams –‘Ramblin`(Wo)man’–, BobDylan –‘I Believe in You’– o James Brown –‘Lost Someone’–, Cat Power ha marcado una de las líneas maestras del panorama de cantautoras que han habitado entre el folk urbano y el indie-rock alternativo en los últimos 30 años. Así, figuras de la nueva generación como Sharon van Etten, Lucy Dacus, Julie Byrne, Angel Olsen, Julian Baker, Waxahatchee o Courtney Barnett han bebido de la obra de Cat Power como de la de Hope Sandoval (Mazzy Star), Feist o PJ Harvey.

Una víctima de la vida

Pero no todo ha sido éxito artístico en la trayectoria vital de la compositora. La historia personal de Chan Marshall está llena de amargura y de episodios tristes. Terriblemente desafortunada en el amor, sufrió el fallecimiento de su novio cuando aún vivía en Atlanta y no se dedicaba a la música de manera profesional. Mientras trabajaba en una pizzería de la ciudad, formó parte de un colectivo que hacía jam sessions, que ya entonces hizo llamar Cat Power, aunque ella misma ha declarado tiempo después que no era más que una excusa para emborracharse y drogarse con sus colegas. La pérdida de su pareja, unida a la de su mejor amiga a causa del SIDA y al consumo de heroína por parte de su entorno más cercano, hizo que Marshall se mudara a Nueva York, donde, ya sí, arrancaría su carrera profesional grabando y editando con Steve Shelly (y su sello Smells Like Records), batería de Sonic Youth, sus primeros dos trabajos.

Para el tercer álbum, What Would the Community Think, fichó por el prestigioso sello independiente Matador. A partir de entonces, desde una fórmula folk-rock alternativa cruda y áspera, fue refinando y suavizando su sonido, y empezaron a sucederse sus ya mencionadas grandes obras. Así como los múltiples episodios de sufrimiento que Marshall ha protagonizado desde entonces. Períodos de severo alcoholismo que afectaron a sus actuaciones, varias rupturas sentimentales traumáticas, cancelaciones de giras enteras debido al “quiebro psicótico” provocado por el abuso del alcohol y por un agotamiento mental que casi hizo que acabara con su vida y un breve internamiento en un hospital psiquiátrico son solo algunos de los más sonados y confesados en posteriores entrevistas por la artista. Por último, en 2012, poco después de publicar su último disco, se le ha diagnosticado una rara enfermedad –angioedema hereditario– que afecta a su capacidad respiratoria, a su garganta y cuerdas vocales, por lo que tuvo que ser ingresada hasta en ocho ocasiones, llegando a temer por su vida mientras Sun entraba en las lista de los discos más vendidos en Estados Unidos.

¿Qué Cat Power veremos?

Si cogemos como ejemplo dos de sus visitas más recientes a nuestro país –con permiso de su paso por dos festivales en 2016–, la del festival Cruïlla en 2013 y la del Auditori de Barcelona y La Riviera de Madrid en 2014, Chan Marshall ha mostrado versiones muy distintas en sus apariciones. Todavía teñida de rubio –cambio producido solo tres días después de la última gran ruptura amorosa que ha sufrido– y con evidentes problemas físicos, defendió a duras penas su última obra en aquel Cruïlla. Sin embargo, año y medio después asombró con un recital sincero, talentoso y en solitario –tocando piano y guitarra–, al tiempo que anunciaba que iba a ser madre.

La maternidad, por tanto, parece ser el motivo de que Cat Power siga sin publicar nuevo material desde hace seis años. En este tiempo ha ofrecido bastantes conciertos y, desde luego, no necesita componer nuevas canciones para que una actuación suya resulte atractiva. Así que ya sabéis, fans de Lana del Rey, merecerá la pena ir con horas de antelación también por ver a la telonera, que, además de ser uno de los últimos iconos del malditismo de los 90, es una superviviente nata y una leyenda viva del rock independiente.

Lana del Rey

LA TO THE MOON TOUR

  • Barcelona
  • Madrid

Share post