Indiemaster / Preview

10 joyas del FIB 2018 (más allá de los headliners)

Como alternativa a los cabezas de cartel, seleccionamos diez bandas y artistas emergentes o poco conocidos del FIB 2018: Zulu Zulu, Princess Nokia, Pale Waves, Joana Serrat, Agost, Oddisee, Shame, North State, Parquet Courts y Nathy Peluso. Nombres que el día de mañana aparecerán con letras más grandes en los carteles de los festivales.  

23 años de historia contemplan al FIB: uno de los festivales decanos de nuestro país. Por sus escenarios han pasado muchos de los grupos y artistas más importantes de nuestra generación, así como otro tanto montón de leyendas atemporales. Con una programación que cuenta este año con Travis Scott, The Killers, Pet Shop Boys y Liam Gallagher como cabezas de cartel, sus cuatro días de festival se presentan largos, intensos y llenos de música a todas horas.

Desde Indiemaster hemos pensado que, más allá de los mencionados headliners y de las bandas consolidadas que conforman la segunda línea del cartel –léase: Two Door Cinema Club, The Vaccines, Catfish and The Bottlemen, The Kooks, Belle & Sebastian o Justice–, merece la pena atender al apartado de bandas emergentes o proyectos menos conocidos por nuestras tierras. Por eso os ofrecemos una lista de 10 joyas alternativas a los grandes nombres: artistas con más o menos recorrido, más o menos reconocidos, pero que pueden coronarse como las sorpresas del festival.

 


Zulu Zulu

(Jueves 19 a las 18:45, VISA)

Todo en Zulu Zulu es enigmático e intrigante: desde su composición, formada por tres miembros anónimos –actúan portando máscaras que cubren sus rostros– que responden a curiosos nombres como Fi-Lyon, M. Zebra y Girafa#, hasta su música, tan difícil de geolocalizar como de etiquetar. Basta decir que el halo común de sus canciones, diez de ellas resumidas en su hasta ahora único disco, Defensa Zebra, procede del universo musical africano. Pero más allá del ritmo y del color, hay contacto con planteamientos tipo Django Django que nada tienen que ver con su Mallorca natal. Una especie da anti-folk que, pese a que podría calar entre el público de más allá de nuestras fronteras, dentro de ellas solo un sello como Foehn se habría atrevido a darles cancha y rienda suelta. Muy buena forma de empezar el FIB 2018.

Coincide con: Nadia Sheikh y con el principio de Caroline Rose.


Princess Nokia

(Jueves 19 a las 22:45, J&B South Beach Dance)

Que vivimos un tiempo protagonizado por las mujeres, y que éstas son (aparentemente) el único colectivo capaz de cambiar el mundo a mejor es algo que se entiende, por ejemplo, asistiendo a la eclosión de figuras musicales como Princess Nokia. Neoyorquina de origen puertoriqueño (y yoruba), comprometida con la calle, con el feminismo y con la comunidad queer, Destiny Nicole Frasqueri es actualmente una de las figuras más rompedoras y valoradas de la escena rap-trap estadounidense. A sus 26 años, y tras una década haciendo música bajo diferentes nombres, Princess Nokia empezó a llamar la atención autoeditándose mixtapes muy potentes, al poco tiempo fichó por Rough Trade, y ahora disfruta del éxito de público y crítica cosechado por 1992, su álbum de debut, y extensión del mixtape que la catapultó a la antesala del estrellato.

Coincide con: el final de Everything Everything y VULK y con el principio de Two Door Cinema Club.


Pale Waves

(Jueves 19 a las 00:45, FIB Club)

Acreditados por su quinto puesto en el BBC Sound of 2018, por el galardón NME Under the Radar Award de la prestigiosa NME y, sobre todo, por haber encandilado a The 1975 –hasta el punto de haber sido producidos por Matt Healy y George Daniel y de haber fichado por su sello, Dirty Hit–, Pale Waves son el último grito del revisionismo poprock ochentero. Pese a su juventud, el cuarteto liderado por Heather Baron-Gracie ha absorbido el entusiasmo y el brillo de una época que no vivieron directamente –como Haim, CHVRCHES, etc.– y el par de singles y el EP que han publicado recientemente son prueba de ello. Sobre todo ‘The Tide’: un himno en potencia con olor a Los Goonies.

Coincide con: el final de Sofi Tukker y el principio de Izal y Travis Scott.


Joana Serrat

(Viernes 20 a las 18:45, VISA)

Cabe la triste posibilidad de que Joana Serrat empiece a tener más repercusión fuera de nuestro país que dentro, más allá de su Catalunya natal. La artista de Vic, embajadora nacional del género americana, encadena tres álbumes sobresalientes de pura cepa folkie norteamericana. Siempre rodeada de colaboradores de lujo y confianza –producción de Howard Bilerman, aportaciones de Neil Halstead, de Slowdive, o Ryan Boldt, y una banda, The Great Canyoners, en la que figuran o han figurado, entre otros, su hermano Toni Serrat a la batería, Marta Delmont, Miguel Pérez Kersley al pedal steel guitar y Murdoc–, perfila cada vez con mayor naturalidad un estilo propio dentro de los patrones clásicos del género, otorgándole una pátina nebulosa de dremapop que huele a campo y a rocío.

Coincide con: Júlia y con el principio de Anna Calvi.


Agost

(Sábado 21 a las 18:50, FIB Club)

En su descripción de Facebook dicen que son una “banda de Barcelona nacida en septiembre. Obsesionada con la ropa brillante y vintage”. Pocas referencias más encontraréis de Agost, más allá de lo importante: un single y un EP de tres temas publicados el año pasado con los que llamaron la atención de prestigiosos medios nacionales como Binaural y ScannerFM. Su propuesta musical puede enmarcarse en los márgenes del shoegaze, del noise o del dreampop más ácido y corrosivo, como si Beach House se hubieran empachado de escuchar Ride y My Bloody Valentine, y además le hicieran ojitos al krautrock. ¿Miedo a las guitarras distorsionadas a una hora tan temprana? No os preocupéis: la voz rugosa y enredada de Anabel funciona siempre como un faro luminoso en el horizonte. Buscad una sombra y a dejarse llevar.

Coincide con: Junior Mackenzie y el con el principio de Holy Bouncer.


Oddisee

(Sábado 21 a las 23:00, J&B South Beach Dance)

Todavía hay hueco en la escena hip-hop estadounidense para los músicos de barrio y de raza, de origen y de destino humildes; y Amir Mohamed el Khalifa es uno de sus ejemplos más lúcidos y representativos. Secundado por la Good Compny, banda instrumental que le pone en contacto con las raíces soul-funky de las que se ha alimentado toda su vida, Oddisee destaca como uno de los MCs con mejor discurso intelectual del panorama actual, tocando temas sociales con especial perspicacia y desde una muy necesaria visión crítica. A sus 33 años, siendo uno de los legítimos herederos de la vieja estirpe de la costa este –A Tribe Called Quest, Eric B. & Rakim o De La Soul–, cuenta ya con más de 20 referencias discográficas entre EPs, mixtapes, los tres discos que sacó como parte del trío Diamond District y los ocho que lleva ya en solitario. ¿Seremos capaces de distinguir a una leyenda mientras se construye?

Coincide con: el principio de Pet Shop Boys.


shame

(Domingo 22 a las 20:00, Las Palmas)

De este quinteto del sur de Londres os hablamos a principios de año, destacando su álbum de debut entre los mejores lanzamientos del mes de enero, y haciéndonos eco de su primera visita a nuestro país, allá por el mes de marzo. Nuevos abanderados de la efervescente escena post-punk británica, shame suenan a frescura, angustia, urgencia, voracidad y garra a la vez, concretándolo todo en 10 canciones que hacen de su primer disco un arsenal de batallas ganadora, entre las que sobresalen las iniciales ‘Dust on Trial’, ‘Concrete’ y ‘One Rizla’ o ‘Gold Hole’. Tocando en uno de los escenarios principales en horario inmejorable, es posible que no podamos hablar de joya, de banda emergente o poco conocida, pero es el claro ejemplo de gran propuesta que se esconde en una discreta tercera línea del cartel.

Coincide con: el final de Marem Ladson y con el principio de North State.


North State

(Domingo 22 a las 20:30, J&B South Beach Dance)

Se habla de ellos como la nueva esperanza del pop electrónico nacional. Laia y Pau Vehí son hermanos, tienen 28 y 19 años respectivamente, proceden del Ampurdán catalán y quedaron en segunda posición en la votación popular del pasado Bala Perduda, concurso de bandas emergentes del que muchos les veían como ganadores. Normal, porque su propuesta rezuma madurez, estilo y un tipo de elegancia que no se compra ni se aprende: se tiene o no se tiene. R&B sedoso, producción y beats arriesgados y coqueteos con la narrativa de la música urbana, en una amalgama que, tal vez por la conexión fraternal profunda que hay entre los dos miembros del dúo, sale de manera natural y sin artificios. Si no les veis ahora no pasa nada: tendremos muchísimas oportunidades; pero seguramente serán en escenarios más grandes cada.

Coincide con: King Khan & The Shrines y Kitai.


Parquet Courts

(Domingo 22 a las 23:30, VISA)

Parquet Courts no deberían salir en esta lista. Es verdad que tocan en el segundo escenario más grande, que toda la crítica se rindió a ellos ya con su quinta y penúltima entrega –Human Performance, en 2016– y que la última, Wide Awake!, producida por el mismísimo Danger Mouse, está obteniendo números de venta nada desdeñables; pero siguen siendo uno de esos grupos semi-desconocidos con alergia al mainstream (y/o viceversa) que siempre podrás recomendar haciéndote el experto. Post-punk melódico, art punk mezclado con garage o, como ellos mismos se definen, “americana punk”: una propuesta cocinada por fuera a la brasa de las guitarras, y poco hecha casi cruda por dentro, con vetas de sabor a inocencia punk-juvenil en sus líneas melódicas. Sin duda, uno de los tapados del cartel de este FIB 2018.

Coincide con: el final de Bastille y con el principio de Nathy Peluso.


Nathy Peluso

(Domingo 22 a las 00:15, J&B South Beach Dance)

La figura y los movimientos de Nathy Peluso, argentina afincada en nuestro país, son fundamentales para entender cómo y por dónde evoluciona la música contemporánea. De formación e influencias eclécticas, la cantante y compositora defiende su propia versión de la música urbana casando a la perfección ritmos trap, discursos plagados de coherencia y valor, y detalles arreglísticos procedentes de la esfera jazz y R&B. Un compilatorio de singles –Esmeralda– y un EP –La Sandunguera–, publicado hace poco meses, son los únicos trabajos de Peluso que podemos llevarnos al oído, pero su incipiente carrera presenta tal proyección de futuro que podemos hablar, sin miedo a equivocarnos, de una de las personalidades musicales más potentes a corto o medio plazo. Si bien hoy representa una alternativa a los grandes –como Liam Gallagher, con quien coincide en horarios, o C. Tangana, en un espectro musical emparentado–, pronto la veremos actuar en los escenarios principales de los festivales por los que pase.

Coincide con: el final de Parquet Courts y con el principio de Liam Gallagher.

Share post