Indiemaster / Interview

Improvista #32. Triángulo de Amor Bizarro

El grupo gallego de pop-noise, Triángulo de Amor Bizarro, celebra más de una década de trayectoria hablando con Raquel Ruiz Diego sobre su nuevo EP ‘El Gatopardo’.

Texto: Laia Cerdán.

Foto de cierre: Arturo M. Pérez.

La banda compuesta por Isa Cea, Rafael Mallo, Zippo y Rodrigo Caamaño se encuentra en plena presentación de su nueva entrega musical: El Gatopardo. Un trabajo compuesto por cuatro canciones transformadas en una crítica social. Los coruñeses, tras cinco discos y unos cuantos EPs a la espalda, siguen de esta manera su batallador camino desde que arrasaron en 2007 con su primer LP, Triángulo de Amor Bizarro. “Disco tras disco intentamos que éstos se vayan ajustando a la banda”, afirma Caamaño.

La pieza musical, que critica distintos episodios de nuestra historia, está encabezada por el tema ‘O Isa‘: un single que juzga el legado de Isabel la Católica. En él se hace referencia al momento en el que la Reina mandó talar un millón de árboles con el fin de acabar con la vida de tres mil mujeres acusadas de brujería en Galicia: cuando dice “O Isa/ mandó talar un millón de árboles/ para quemar a 3.000 brujas/ cruz de hierro en capa de seda”. La segunda parada es ‘Les llevaré mi cruz‘, una canción que apunta con el dedo a la sociedad paternalista y piramidal en la que vivimos. A ésta le sigue ‘Ciudadanos‘, en la que hacen una reflexión sobre la situación actual. Y, por último, el tema encargado de cerrar esta obra y que además le da nombre: ‘El Gatopardo‘.

En sus discos da la impresión de que el proceso de creación está estudiado milímetro a milímetro pero Isa Cea explica que no saben lo que están haciendo hasta que aparece un orden mágico. Rodrigo Caamaño también cuenta que el proceso es muy caótico pero que no pueden hacerlo de otra forma. No obstante, tienen claro cuál es su origen y hacia dónde van. “Parte de la idea de la banda era hablar de nosotros y, por lo tanto, ser una banda gallega” argumenta Caamaño. “Tener una perspectiva interior de lo que haces y de lo que eres, te ayuda a la hora de crear” sentencia Cea.

En todo equipo es esencial que haya una conexión para lograr un objetivo. “Desde el principio sabíamos que teníamos que ser una banda de cuatro amigos y ahora somos más que hermanos”, señala la cantante. Para finalizar, el vocalista predica que lo que es necesario es que los cuatro sean un “único instrumento”.