Cine

Cine navideño

Love Actually: 10 curiosidades que no sabías

Oh, Love Actually... sin duda la comedia romántica que más nos gusta de la Navidad. ¿La has visto? ¿Conoces todas estas curiosidades?

¡Quiero saber más curiosidades!

Love Actually es sin duda la comedia romántica de la Navidad, y pese a que ya hayan pasado 17 años desde su estreno, seguimos igual de emocionados/as por sus historias como el primer día. Y aunque hayas visto esta película cada Navidad religiosamente, hay muchas cosas que no sabrás de ella… Así que aquí te traemos 10 curiosidades que seguramente no sabías. ¡Allá vamos!

Love Actually no iba a ser una película de Navidad

¿Cómo? ¿Qué no iba a ser una comedia romántica navideña? Pues si chicos/as… Estuvimos a punto de no tener este clásico de Navidad durante la mayor parte de la creación de la película. Y es que Richard Curtis, el director, no tenía pensado basar las historias en un ambiente navideño, fue más bien cosa del destino y las circunstancias. ¡Menos mal!

 

Esta actriz cantaba tan bien que editaron su voz para que cantase peor

Parece un poco broma, pero no… Y es que se suponía que la pequeña Joanna no cantaba tan bien. ¿El problema? Pues que Olivia Olson, la actriz que la interpreta, cantaba tan sumamente bien que desencajaba con la voz de niña que se suponía que tendría que tener en «All I Want for Christmas is You». ¿Qué hicieron? Editar su voz en la post-producción para que sonase un poco más real. ¡Y aún así suena genial!

Los abrazos en el aeropuerto son reales

Ahora entendemos por qué las escenas de las familias y amigos/as en el aeropuerto son tan reales… ¡Y es que lo eran! Un equipo de la película estuvo grabando en el aeropuerto londinense de Heathrow durante una semana entera para captar momentos de reunión. ¡Ahora nos gusta más aún!

 

Emma Thompson usó su reciente ruptura para su escena

La escena que más nos rompe el corazón es sin duda la que protagoniza Emma Thompson cuando descubre la aventura de su marido. Y cada vez que la vemos nos duele todavía más que la vez anterior… Y ahora nos duele más aun sabiendo que la actriz se basó en la ruptura con su marido en la vida real, el actor Kenneth Branagh, para poder interpretarla con tanto sentimiento. 

 

El lago tenía menos de 30cm de profundidad

Pues si, el lago en el que se bañan Jamie (Colin Firth) y su novia en la famosa escena no tenía apenas profundidad. Así que tuvieron que fingir que estaban nadando cuando realmente estaban tumbados casi en el suelo. La verdad que no se nota nada, así que les salió bien el truco. ¡Las cosas del cine! 

 

Keira Knightley y Thomas Brodie-Sangster solo se llevaban 5 años

Espera, espera… ¿Cómo? Aunque se aun poco shock por la diferencia de historias entre sus personajes y sus edades en Love Actually, estos actores solo se llevaban 5 años durante la grabación de la película. Keira Knightley tenía solamente 18 años y el no tan pequeño Thomas Brodie-Sangster tenía 13. ¡Parece mentira!

Thomas Brodie-Sangster no sabía tocar la batería

Pese al manejo que demuestra su personaje en la película, Brodie-Sangster no sabía tocar la batería antes de empezar la grabación de Love Actually. Una faena porque tenía que ser todo un profesional para que su personaje impresionase a su crush… Así que tuvo que aprender en tiempo récord, menos mal que su padre sabía tocarla y le enseñó a la perfección. ¡Qué suerte!

 

En un principio había 14 historias de amor

Aunque finalmente en la película tuvimos 10 historias de amor, en un principio la idea era tener hasta 14 historias para contar. ¿Dé que trataban? Pues supuestamente una de ellas era sobre una pareja en África durante una época de hambruna y otra sobre una directora de colegio que cuidaba a su novia con cáncer. ¡Hasta se empezaron a grabar! La verdad que hubiese estado bien incluirlas, hubiese dado algo más de diversidad a las historias ¿no creéis? 

Andrew Lincoln escribió los carteles

Pues si, Andrew Lincoln, el actor que encarna a Mark, se encargó de escribir él mismo todos los carteles de una de las escenas más míticas de Love Actually. Y es que aunque el departamento de arte ya se había encargado de hacerlos, Lincoln pidió escribirlos porque pensaba que su letra era bonita para hacerlo. ¡No se equivocaba!

 

Casi no tenemos la escena del baile

Hugh Grant no estaba muy por la labor de hacer la escena de baile que más nos gusta. ¿Por qué? Pensaba que no había forma real de hacer un baile con la seriedad suficiente de un Primer Ministro. ¡Qué cosas! Además la canción original, una de los Jackson 5, no pudo ser usada finalmente, lo que no le hizo mucha gracia a Grant. ¡Quería esa! Menos mal que finalmente le convencieron y pudimos tener esta escena tan maravillosa.

 

Esperamos que hayáis descubierto alguna curiosidad que no sabíais sobre Love Actually. ¡Ya no veréis la película de la misma forma! Y si os habéis quedado con más ganas de saber más sobre películas de Navidad, aquí tenéis 12 curiosidades sobre Solo en Casa. ¡Feliz Navidad!

Y para que entres más todavía en el espíritu navideño, aquí te dejamos nuestra lista de Spotify con las mejores canciones de Navidad.

 

¡Quiero seguiros en Spotify!