Eurovisión

Eurovisión

Eurovisión: repasamos su historia

Eurovisión tiene más de 65 años de historia: descubre aquellas anécdotas e hitos del programa de televisión más longevo de todos los tiempos.

Quiero saber más

El Festival de Eurovisión cumplirá 66 años, o más bien ediciones, en 2022. La cita anual europea lleva más de seis décadas al pie del cañón, recogiendo las últimas tendencias en numerosas disciplinas, más allá de la música. Ha sido un fiel reflejo del vanguardismo audiovisual, de los acontecimientos sociopolítico-geográficos que han afligido a Europa (y al mundo entero) desde que en 1956 abriera los ojos por primera vez.

Lo último que conocemos del evento es el fenómeno Maneskin, creado a partir de su victoria en Róterdam con ‘Zitti e buoni. El resto es historia, y con el resto nos referimos a cómo los ganadores más recientes de esta producción audiovisual europea han trascendido más allá de los confines del viejo continente con su carisma y descaro.

Miles de canciones – unas 1.500-, voces, artistas, compositores, letristas, productores, cámaras, realizadores han hecho posible que Eurovisión se haya convertido en el programa de televisión anual más longevo de la historia aún en emisión, récord Guinness que en 2015 le fue atribuido en Austria, en plena celebración de su 60ª edición en Viena.

Eurovision Song Contest awarded Guinness world record

Eurovisión ha atravesado claros, pero también oscuros. La victoria de ABBA no ha sido lo único sonado en su gran palmarés, además otras fuerzas le han hecho tambalearse debido a disputas políticas, guerras y conflictos que, alguna vez que otra, han puesto en duda su carácter musical. La verdad es que no es ninguna mentira, pues el concurso trascendió hace muchos años a otras esferas con las que numerosas voces no querrían haberlo relacionado nunca. Eurovisión es música, pero también historia de nuestro continente en otros tantos campos. 

¡Acompáñanos y haz un repaso con Ticketmaster España de los grandes (aunque también no tan célebres) momentos del concurso musical más famoso de todos los tiempos!

Orígenes de Eurovisión

¿Qué es Eurovisión y cómo funciona?

Eurovisión, para quienes aún no lo sepan, es un concurso internacional de la canción donde los países participantes, a través de un programa de televisión en riguroso directo, compiten por traer la mejor canción. Su existencia se la debemos a un único nombre y hombre: Marcel Bezençon, quien tuvo la idea durante una reunión celebrada en Mónaco en 1955, por aquel entonces presidente de la Unión Europea de Radiodifusión. El premio que se acotó no fue otro que la posibilidad de que el país ganador albergara el evento al año siguiente

Teatro Kursaal, en Lugano (Suiza), donde se celebró el primer Festival de Eurovisión en 1956.

 

Ocurría tan solo unos pocos años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, con la finalidad de unir a una Europa abatida por las consecuencias que el conflicto bélico había dejado a lo largo de todo el continente. Una unión que se gestaría a través de la música y la canción ligera, sin alusión alguna a mensajes políticos en ellas, sin artificios, sin bailes, con orquestas y melodías fácilmente recordables. Lo hizo a imagen y semejanza del Festival de Sanremo, que había iniciado su andadura varios años antes, en 1951.

Recorte de un telemagacín francés de época que documenta la emisión de Eurovisión en 1956.

 

Otra cosa no, pero el festival tiene anécdotas y curiosidades para dar, tomar y regalar. Nunca ha estado exento de ellas, ni siquiera cuando comenzó en 1956 con tan solo 7 países, cada uno con dos canciones participantes -nunca más volvió a ocurrir-, en la ciudad de Lugano. La ganadora fue una exuberante Lys Assia, procedente de Suiza, país al que representaba y que también organizaba por primera vez la cita. Nunca se dieron a conocer los resultados completos de aquella primera clasificación, ni tampoco hemos podido dar fe de cómo lucieron las demás actuaciones. Recientemente apareció una cinta que muestra la actuación completa de Assia con ‘Refrain’, el tema ganador.

¡Una joya que ya forma parte de los anales de su historia!

Full reprise - Eurovision Song Contest 1956: Lys Assia - Refrain

La votación: ¿Cómo se ha elegido la canción vencedora?

La victoria de cuatro países en Madrid en 1969, tras empatar a 18 puntos -los sistemas de votación también han ido variando a lo largo de los años-, puso patas arriba la concepción de Eurovisión hasta aquel entonces. Por muchas razones, entre ellas la de que España había dejado el listón bien alto con su organización, hasta la fecha, la única oportunidad que ha tenido de mostrar a Europa su ‘savoir-faire‘ ante un evento de semejantes características.

Eso sí, Reino Unido, con Lulu; Salomé, desde España; Lenny Kuhr, de Países Bajos; y Frida Boccara, representante francesa, se volvieron a casa con el gran premio. Al año siguiente, y por sorteo, aunque también deseo de la televisión neerlandesa -tras el intento fallido de Barcelona-, el festival se celebró en Ámsterdam a merced de la suerte. Si a alguien hubo que echarle la culpa, fue a una moneda, con la que tomó la decisión tras jugar a cara o cruz. Este acontecimiento marcó el camino que el festival encumbró hacia un nuevo sistema de votación o forma de atribuir los puntos.

Museum Monday Episode 7: Voting thrillers

Si bien en 1970 se mantuvo, la UER introdujo una nueva regla que permitiría desempatar en caso de que dos o más países consiguieran alcanzar la misma puntuación al finalizar la votación. Nunca más volvió a ocurrir, a excepción del año 1991, entre Suecia y Francia, en el que el número de países que habían dado 10 puntos al país escandinavo fue el desencadenante de su victoria. Carola se volvió a Estocolmo más feliz que una perdiz, tras encandilar a los jurados europeos con su ‘Fangad av en stormvind’, lo que por aquel entonces suponía la tercera victoria para la que hoy en día es considerada la superpotencia eurovisiva por excelencia, que debe semejante honor a su trabajada preselección anual, el Melodifestivalen.

Suecia es una de las potencias mundiales de la música, la segunda en Europa tras Reino Unido. No obstante, las tornas han girado en las últimas dos décadas y Suecia, que acumula seis victorias, ha comido mucho terreno al país que vio ganar a Katrina & The Waves en 1997. La quinta y la última hasta la fecha. Lo cierto es que los de la Union Jack se han clasificado 15 veces en segunda posición, cifra que parece imposible de superar.

Carola, con gesto de incertidumbre, durante las votaciones de Eurovisión 1991 en Roma. Foto: TT/Stella Pictures

 

En los años venideros, entre 1971 y 1973, se introdujo un sistema de votación transitorio, que volvió al anterior en 1974, cuando ABBA reventó el marcador con ‘Waterloo’, dejando en segundo lugar a Gigliola Cinquetti con ‘Si’, que también trajo cola después de que la RAI, ente público de radiodifusión italiano, se negara a retransmitir el festival por el mensaje político en contra del referéndum italiano de ese año, en torno a la derogación de la ley del divorcio. Los censores creyeron que la canción de Cinquetti instigaba al público a votar a favor en los comicios.

Fue a partir de 1975 cuando se empezaron a otorgar los famosos “12 points” o “Douze points”. Y como sabéis, no ha habido cambio alguno en esto. En cuanto a la mecánica, el festival tampoco ha variado demasiado. Sí lo ha hecho el número de participantes, también el número de galas celebradas, la regla en torno al idioma en el que las canciones debieran ser interpretadas, cómo se presentan los puntos en pantalla y la forma en la que se elige el orden de presentación de las canciones. Eso sí, el ‘Te Deum‘, himno eurovisivo por excelencia, no ha dejado de sonar nunca al comienzo de la transmisión cada año.

Eurovision Intros 🌟 (Marc-Antoine Charpentier - Te Deum)

Eurovisión: Cuna de grandes artistas internacionales

La década de los setenta supuso un periodo de gloria y consolidación para el festival, además de la victoria de ABBA, artistas con carreras estratosféricas saldrían del certamen. Julio Iglesias representó a España en 1970 con ‘Gwendolyne’, Olivia Newton John intentó hacerle sombra al cuarteto sueco con ‘Long Live Love’, Cliff Richard, tras su derrota ante Massiel en 1968, volvió a intentarlo en 1973.

Y eso por no hablar de la alemana Katja Ebstein o la griega Vicky Leandros, aunque seguiríamos quedándonos cortos, especialmente si tenemos en cuenta la victoria de Reino Unido en 1976 de la mano de Brotherhood of Man con ‘Save Your Kisses for Me’, que se convirtió en una de las canciones más vendidas de la historia en Reino Unido, y la más vendida que haya participado en Eurovisión.

ABBA (centro) y el resto de participantes de Eurovisión 1974, frente a The Dome (Brighton). Fuente: mirrorpix

 

Pese a la incursión y victoria de una desconocida Céline Dion por Suiza en 1988, sin contar su nacionalidad canadiense, el festival no remontó en los años ochenta y entró en un periodo de decadencia, del que a duras penas se logró recuperar en los noventa. Las continuas victorias de Irlanda, en 1992, 1993, 1994, y 1996 tampoco ayudaron demasiado. Los irlandeses le deben mucho al australiano Johnny Logan, responsable de tres de ellas, dos como vocalista principal y una como compositor. Además, no han sido superados por ninguna otra nación y aún encabezan la lista de victorias con un total de siete.

A Winners Journey - Part 1: Johnny Logan

 

Los y las artistas y fenómenos globales que han salido de Eurovisión son más que conocidos/as, sin embargo, los últimos años parecen haber encumbrado y afianzado más canciones que nombres dentro de la industria. Más allá de los comentados a lo largo del artículo, recientemente han conseguido colarse en las listas de ventas las canciones de Loreen, Mans Zelmerlöw o Duncan Laurence, aunque también dedicaremos otra publicación a hablar de este tema. Por si no lo sabías, artistas australianos también han participado en Eurovisión, o al menos intentado, antes y después de la entrada del país en 2015, quizá uno de los acontecimientos que más recientemente han marcado al público en torno al festival. Fue el caso de Lorrae Desmond, Frank Ifield, The New Seekers, la mencionada Olivia Newton Jogn, The Shadows, Tony Monopoly, Johnny Logan, Gina G, Anja Nissen, Malo’ o Xonia.

¿Cómo funciona Eurovisión en la actualidad?

Fue en 1998 con la victoria de Dana International con ‘Diva’, y su reivindicación a favor del colectivo LGTBI en Oriente, cuando el festival recobró cierta relevancia. Con el comienzo del milenio en Estocolmo, ante una audiencia de miles de personas en el Globen Arena, Eurovisión finalmente logró adquirir ese carácter avanzado y vanguardista en lo que a tecnología audiovisual se refiere. Es lo que podríamos denominar conoce como el paso del teatro al estadio.

No fue tan radical, pero el público presente en el recinto aumentó en unos miles de espectadores de un año a otro. El tope lo ostentan Copenhague (Parken) y Düsseldorf (Merkur Spiel-Arena), que dieron la bienvenida en 2001 y 2011, respectivamente, a unas 30.000 personas.

Las reglas del festival no obligan a cada país a que el/la/los/las representantes hayan nacido en el país que abanderan, esta norma queda a elección de cada emisora participante. No solo fue el caso de Céline Dion u Olivia Newton John, sino también de otros tan cercanos como Gisela, que representó a Andorra en 2008, o Betty Missiego, de origen peruano.

No tan así ha ocurrido con el idioma, pues cada país tiene libertad para cantar en cualquier idioma desde 1999, incluso inventado, regla tan criticada como agradecida, que se une a la eliminación de la orquesta a partir del mismo año para abaratar costes. Aún hoy en día su regreso continúa siendo muy reclamado por los fans. ¿Podría tener cabida? 

¿Has visto ya cómo suenan algunas de las canciones de los últimos años con la orquesta presente en su ejecución? ¡Atento/a!

Eurovision songs from the 2010s with live orchestra - various national selections

Por otro lado, podríamos abordar la forma en la que cada país elige su candidatura, pues es también otra ciencia, pero lo haremos en otro artículo.

¿Qué países participan en Eurovisión?

44 países es la cifra máxima de participantes que la UER permite en Eurovisión, al menos en la actualidad. No obstante, este número nunca se ha alcanzado, con un máximo de 43 participantes en 2008, 2011 y 2018. Con la desintegración de la Unión Soviética y Yugoslavia, cuyos estados también habían estado participando en el Festival de Intervisión anteriormente, Eurovisión aumentó significativamente el número de competidores.

Tras la alta demanda de participación a principios de los años 2000, y con el precedente de haber celebrado una ronda de clasificación previa en 1993 en Liubliana, también en 1996, la organización se sacó de la manga la creación y existencia permanente de una semifinal, que tendría lugar en 2004 en Estambul. Tres años después, y por la misma razón al recibir más y más países -congregando a un total de 28 en la semifinal- se decidió que hubiera dos semifinales previas a la gran final. 

Countries that participated in the past: Out of sight, but not out of mind

El país ganador de la edición anterior, así como España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que en conjunto forman el conocido grupo “BIG 5”, son las únicas naciones que se clasifican automáticamente para la gran final, por el elevado aporte financiero que desembolsan en la producción de todos los eventos y actividades que la UER lleva a cabo a lo largo del año, así como retransmisiones.

Otros países que han intentado participar en el concurso a lo largo de los años han sido Catar, China, Escocia, Gales, Gibraltar, Groenlandia, las Islas Feroe, Kazajistán -probablemente el que más próximo se encuentra-, Kosovo, Líbano -se retiró en el último minuto en 2005-, Liechtenstein, Túnez y la Unión Soviética. Otros que, pese a no formar parte de la geografía europa, podrían entrar a Eurovisión son Argelia, Ciudad del Vaticano, Egipto, Jordania y Libia. Sin embargo, ninguno ha mostrado interés en hacerlo y las tensiones con Israel, así como sus discrepancias político-religiosas podrían ser la principal razón de su silencio eurovisivo. Marruecos ha sido hasta la fecha el único país de África en sumarse a la fiesta, lo hizo en 1980 con la popular cantante Samira Said.

Samira Said - Bitakat Hob / Eurovision 1980 * 05 Morocco *

En Rusia, corría el año 2009, la audiencia también vio el regreso de un jurado profesional -que hasta 1996 había decidido el veredicto de cada nación- a la votación, ausente desde finales de los años noventa por la aparición del televoto en 1997. A partir de la edición celebrada en Moscú, y cada año hasta la fecha, todos los países participantes emplearían un sistema mixto, a partes iguales, para determinar su ‘top ten’ y repartir su puntuación.

El suspense a día de hoy es máximo, después de que en 2016 el sueco Christer Björkman, productor artístico del Melodifestivalen durante dos décadas (2002-2021) decidiera cambiar la forma en la que transcurría la votación. Actualmente, los portavoces de cada país presentan los puntos de su jurado nacional y, finalmente, tras hacer el cómputo en pantalla, los presentadores de la gala dan paso a los puntos del televoto de forma global, consiguiendo que el resultado final no se conozca hasta el último instante y dando lugar a la máxima tensión y adrenalina posible

EUROVISIÓN 2021: La votación del público entre ITALIA Y FRANCIA desde la sala de prensa de Róterdam

¿Por qué Australia participa en Eurovisión?

Australia participa en Eurovisión a modo de homenaje, como miembro asociado de la UER, por su lealtad y compromiso con el certamen desde que comenzara a retransmitirlo en 1983 a través de la cadena SBS, gracias a la ayuda de la BBC, con los comentarios del mítico comentarista Terry Wogan. Ya en 2014, en Copenhague, la cantante y estrella australiana Jessica Mauboy viajaba desde la tierra de los cangujeros con su bandera aborigen para invitarnos a darnos un baño en un mar de banderas.

Literalmente, pues creo el himno ‘Sea of flags’ como el último y más fructífero, aún no competitivo, acercamiento de la isla continental al escenario eurovisivo. Meses más tarde, la UER confirmaba su participación oficial mediante un comunicado que pillo, contra todo pronóstico, a todos los eurofans por sorpresa. La de Darwin regresó en 2018 al certamen con el tema ‘We Got Love‘, aunque no tuvo suerte y se tuvo que conformar con un vigésimo lugar en la clasificación final.

¡Quiero ver a Jessica Mauboy en Eurovisión!

Lo que inicialmente iba a ser una única participación, acumula hasta la fecha un total de seis intentos, de los cuales cuatro han finalizado entre los diez primeros clasificados. Fue la surcoreana Dami Im, ganadora de la quinta edición de ‘The X Factor’ en Australia, quien más se acercará a la victoria hasta la fecha. Su tema ‘Sound of Silence’ se hizo con la victoria de los jurados en Estocolmo en 2016 y consiguió la certificación de oro en las listas musicales australianas.

La artista prometió a los eurofans en 2020, durante la retransmisión de la preselección nacional ‘Eurovision: Australia Decides’, volver a intentarlo próximamente. Tendremos que esperar y ver si cumple con su promesa en 2022 o lo dejará para más adelante.

Australia to compete at the Eurovision Song Contest in 2015

¿Existen concursos similares a Eurovisión?

El legado de Eurovisión no solo ha originado y dado lugar a varios spin-off, como el American Song Contest, que sí verá la luz en febrero de 2022 con los 50 estados de los Estados Unidos; así como Eurovision Asia, Eurovision Africa, Eurovision Arabia o Eurovision Canada, que nunca han llegado a celebrarse. Otros muy populares, que sí han tenido un recorrido fehaciente han sido el Gran Premio de la Canción Iberoamericana -conocido popularmente como Festival de la OTI-, el Festival de la Canción de Turkvisión (Turkvision Song Contest), el Bundesvision Song Contest, o el Eurobest -en el que compitieron los ganadores de Operación Triunfo en un par de ediciones celebradas en pleno boom del ‘talent‘-.

En este último mencionado, España acudió con Chenoa y Davinia Cuevas, participantes en la primera y tercera edición del formato de Gestmusic. La mallorquina, de origen argentino, consiguió la victoria en Cannes tras su magnífica y poderosa intepretación de ‘It’s Raining Men‘.

Chenoa Eurobest votación

 

Asimismo, la propia UER creó en 2003 el Festival de la Canción de Eurovisión Junior, el hermano pequeño del Festival de Eurovisión, que 18 años después sigue operativo, más vivo que nunca, y celebrará su 19ª edición en París en diciembre de 2021. También lo hizo con el baile en 2007 se y atrevió con el Eurovision Dance Contest, o Festival de Baile de Eurovisión, de formato muy similar a Eurovisión, aunque con bailes de salón al estilo ‘Strictly Come Dancing’ o ‘Mira quién baila’.

El legado de Eurovisión

Si bien es cierto que desconocemos el incierto futuro de Eurovisión, aunque de incierto nada, porque las audiencias millonarias que arrastra -con una media de 43% en share-, así como la narrativa transmedia que ha materializado en los últimos años y la activa presencia de los eurofans en redes sociales y plataformas digitales, podríamos decir que al concurso le quedan muchos años de vida. Por lo pronto, Netflix ya se ha atrevido a realizar su propia película sobre el festival: con el protagonismo de Will Ferrell y Rachel McAdams, así como del locutor y presentador británico Graham Norton, la cantante Demi Lovato, el modelo Jon Kortajarena, o los exeurovisivos John Lundvik, Anna Odobescu, Bilal Hassani, Loreen, Jessy Matador, Alexander Rybak, Jamala, Elina Nechayeva, Conchita Wurst, Netta y Salvador Sobral.

¿Aún no la has visto? ¡Te enseñamos un pequeño adelanto!

Eurovision Song-Along (Official) - Iconic Contestants Join The Party

Tampoco puedes dejar de escuchar la banda sonora, en la voz de la cantante sueca Molly Sandén, que actualmente es todo un éxito de ventas y reproducciones en Suecia. Sandén también ha intentado acudir a Eurovisión por Suecia en varias ocasiones (2009, 2012 y 2016) y logró una tercera posición abanderando al país en Eurovisión Junior 2006.

¡Incluso ha llegado a cantar ante la audiencia de los Premios Óscar!

Entrevista con Molly Sandén

Lo único que sabemos es que este evento marcó, marca y seguirá marcando y trazando la huella de un continente que desde hace 65 años ha bebido de él, construyendo su propia identidad cultural a partir de todo lo ocurrido a su alrededor. En 2005, en una gala celebrada en Copenhague, la audiencia eligió ‘Waterloo’ como la mejor canción que haya pasado por el concurso.

Dicha velada recibió el nombre de ‘Congratulations: 50 Years of the Eurovision Song Contest’, y desafortunadamente, fue uno de los primogénitos de alguno de los miembros del grupo sueco quien acudió a recoger el premio. España estuvo representada por Mocedades con ‘Eres Tú’, considerada por otros tantos la mejor contribución española al certamen y todo un hit atemporal, traducido en incontables idiomas y permanente en la memoria colectiva patria.

¿Cumplirá Eurovisión otros 50 años más? ¡Cruzamos los dedos para que así sea!

En la foto principal, Salomé interpreta su canción vencedora ‘Vivo Cantando’ durante la celebración de Eurovisión 1969, en Madrid. Fuente: Campúa